¿Te has preguntado alguna vez cuánto necesitarías para tener una vida feliz?

Corazón Verde en Radio Millenium de Alicante

Pasando un buen rato en la radio

 

La crisis actual puede ser una bendición para la humanidad….. si nos hiciera cambiar. Nuestro deseo de cambiar el mundo pasa por que primero cambiemos nosotros, las personas. Pero para ello tendríamos que renunciar a ciertas cosas y no es tan fácil, ¿a qué estaríamos dispuestos a renunciar?.

 

El pasado domingo 27 de octubre de 2013 fuimos invitados al programa “Improvisando” de Radio Millenium de Alicante. Acudimos unos cuantos educadores ambientales a soltar por nuestra boca todo lo que llevamos acumulado de la crisis y de lo que no es crisis: el desempleo, la titulitis, el consumismo, la cooperación frente a la competencia, los valores, la solidaridad, la salud, el desarrollo humano sostenible, y por supuesto la educación ambiental. Después lo he escuchado tranquilamente en casa y me he dicho: esto lo pongo yo en el blog, merece la pena. Y aquí lo tenéis:

 

email
Bookmark : permalink.

2 reacciones a ¿Te has preguntado alguna vez cuánto necesitarías para tener una vida feliz?

  1. Antonio Moya Zarzuela dice:

    He escuchado por fin el programa completo de Radio Millenium Alicante. Me ha encantado, y voy a hacer algunos comentarios. Lo que más me ha emocionado han sido las palabras de José Perez Garrido sobre los paradigmas humanos, suscribo totalmente sus palabras. Con respecto a lo que dice Trini sobre la “titulitis” comparto su opinión sobre que los universitarios se autoengañan creyendo que sacar la carrera les da la formación necesaria para ser capaces de desarrollar un trabajo y encontrar empleo de inmediato; pero quiero remarcar que los estudios reglados te facilitan una base formativa general que de manera autodidacta es difícil conseguir (lo dice uno que toda su vida ha sido un autodidacta, y que ahora a la “vellea” le ha dado por sacarse una carrera universitaria); pero el “valor añadido” de esos estudios, que se puede conseguir de manera alternativa, es lo que realmente diferencia a un titulado de otro. Es un tema que se ha discutido mucho, y existen ejemplos notables: grandes empresarios, como Amancio Ortega, no han tenido un formación teórica amplia, aunque han sido muy buenos, de manera práctica, en el terreno que dominaban, lo otro lo han delegado en “técnicos”. Eso no quiere decir que para montar una gran empresa haga falta no estudiar. Voy a cambiar de tema, porque se alargaría mucho, pero quiero destacar que los estudios son importantes (aunque sean los a veces obsoletos planes oficiales). Quien conozca a Trini no necesita saber que es Antropóloga Cultural, pero quien no la conozca, el título ofrece una buena carta de presentación. Y así con todos… Con respecto a la intervención de Ángel, entiendo sus puntos de vista y pienso que está en lo cierto, pero también creo que está cargado de ideas preconcebidas sobre muchos temas, tal vez por la juventud o la inexperiencia (o la falta de una formación reglada), pero su entusiasmo y la impresión de que tiene las ideas muy claras, me hace confiar en su proyecto, creo que promete mucho (aunque en algún momento tenga que reconvertirse hacia un camino que en este momento critica). Elena me parece más objetiva y menos dada a juzgar a los demás. Con respecto al de las “gallinas felices” (José Antonio), me encanta su idea, tal vez pueda ser exportada a tierras más de interior como éstas de Requena (de hecho, yo sólo como huevos de gallinas felices, aquí ya existen algunos pequeños productores). Y con respecto al del colinabo (el presentador), creo que se quedó con ganas de hablar de más cosas…. Enhorabuena a todos. Un abrazo.

  2. Trinidad S. Ávila dice:

    Gracias Antonio por tu aportación. Lo más importante, a mi juicio, es que es este cambio de paradigma que estamos promoviendo la implicación del individuo es fundamental y desde luego Ángel, Elena y José Antonio son digno ejemplo de ello.
    Conoceremos a más emprendedores sostenibles en las jornadas que estamos organizando y que pronto daremos a conocer.

    Un saludo cordial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *