Panadería Rincón del Segura

Pan ecológico de panadería Rincón del Segura

Pan ecológico

Un breve manual de repaso a los preceptos básicos de lo que significa autoempleo sostenible nos lleva a tomar un ejemplo real que lleva más de 20 años funcionando en un pequeño rincón de la Sierra del Segura. Vamos a ir descubriendo algunos de estos preceptos que resultan más evidentes, viendo cómo un grupo de “soñadores” los han convertido en realidad.

1.- Plan de vida personal: En primer lugar, esta realidad actual responde a una forma de pensar que se fundamenta en los movimientos pacifistas, una necesidad de búsqueda de la armonía con la naturaleza y de descubrir sus potencialidades a nivel personal. Pronto descubrieron que podían alimentarse a sí mismos cultivando la tierra y elaborando sus propios productos ecológicos en aquél hermoso rincón junto al río Segura, y lo más importante, decidieron hacer de aquello con lo que disfrutaban un plan de vida propio. Tomaron las riendas de sus vidas.

2.- Utilización de los recursos locales: Decidieron que, puesto que aquél camino elegido les daba la oportunidad de comercializar los productos elaborados por ellos, ofrecerían los mismos en mercadillos y ferias de productos ecológicos. Para ello sólo tuvieron que aumentar la superficie cultivada de cereales y arroz justo en el sitio donde vivían.

panes ecológicos de El Rincón del Segura

masa de pan

3.- Redimensionamiento secuencial de la actividad: Una vez vistas las posibilidades, y con la experiencia obtenida en la fase anterior, en el año 1992 decidieron constituirse como Comunidad de Bienes, (un ejemplo clásico de Autoempleo en asociación con otros). Con las sinergias obtenidas a través de este pacto profesional y humano se atrevieron a establecerse en Villares (Elche de la Sierra, Albacete) con unas nuevas instalaciones más amplias, redimensionando adecuadamente la actividad.

4.- Diversificación en la producción: cultivaron centeno, trigo, soja, maíz, arroz y hortalizas, todo ello bajo las normas de la agricultura ecológica, contribuyendo así al fomento de la biodiversidad.

5.- Diversificación en los procesos de elaboración: además de cultivar, también se dedicaron a la transformación en harina de los cereales, no solo de su producción propia sino de otros productores ecológicos de la región.

6.- Recuperación de la cultura y el patrimonio local: recuperaron los molinos antiguos de la zona y realizaron la molienda del grano en ellos, obteniendo un producto de calidad que mantiene ìntegras las cualidades del grano. De la misma manera, defendieron la utilización de la levadura madre, que produce un fermento natural nacido de la propia masa y permite una fermentación lenta que logra un alimento equilibrado vital y saludable. También recuperaron la elaboración de pan de espelta con harina integral de este trigo primitivo, rico en proteínas, carbohidratos, y sales minerales, recomendado para el nivel de colesterol y regular el metabolismo.

7.- Diversificación de los productos elaborados: Además de diferentes tipos de pan como el integral de trigo, trigo con semillas, trigo y centeno, de espelta, de centeno, y de trigo y centeno de harina blanca con germen, elaboran también de forma artesanal bizcochos, galletas multicereales sin huevo ni azúcar, galletas de algarroba, y galletas crujientes con harina de espelta espolvoreadas con pipas.

campos de cultivo junto al río Segura

8.- Diversificación de los productos en venta: además venden harinas, cereales y legumbres envasadas, ya sea de producción propia o de otros agricultores ecológicos de la región.

Todos y cada uno de estos elementos resultan un valor añadido importantísimo a la hora de fidelizar a los clientes, generalmente ya convencidos de los grandes beneficios de estas formas de producción y de comercialización. Pero hay uno que aún no he mencionado y que he guardado para el final como demostración palpable de que las estrategias que se basan en el trabajo en red, en las sinergias, en la política de puertas abiertas y las cartas boca arriba, funcionan como nunca en los llamados autoempleos sostenibles, porque los proveedores, los mal llamados competidores, los demás comercios locales relacionados o no con el propio, y los propios clientes, forman una red muy sólida con el tiempo, y hace que todo fluya de una manera más pausada, menos perecedera, más comunicativa y creativa; los negocios perduran a lo largo de nuestras vidas y se mezclan con ellas, y me refiero a todas las vidas, incluyendo las de los dueños del negocio, los proveedores, los mal llamados competidores y las de los propios clientes.

Panadería ecológica El Rincón del Segura

Visitando El Rincón del Segura

Lo entendí así cuando los conocí en persona, allá por el año 2000, durante una visita programada para conocer ese maravilloso rincón del río Segura y cuya actividad central fue la visita a las instalaciones de esta empresa para conocer su modelo de trabajo. Se mostraron como realmente son, amables, sencillos, entusiastas, encantados de que un grupo de gente viniera desde lejos a interesarse por sus vidas y por sus quehaceres. Disfrutamos visitando sus campos de cultivo, junto al río Segura, merendando junto a su cauce y algunos hasta de un saludable baño en sus todavía frías aguas a mediados de junio. Ellos recogen cada temporada la cosecha sembrada cada año, pero hay otra cosecha que deben de saber que es susceptible de ser recogida permanentemente: aquella sembrada desde hace mucho tiempo en los corazones y que vale para cualquier temporada.

Más información:

http://www.artesaniadelasierra.com/rincondelsegura/

email
Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *