Las cooperativas son un tipo de virus

Ponencia de Juan Vázquez en las Primeras Jornadas de Autoempleo Sostenible

¿Son las cooperativas un tipo de virus? Que no cunda el pánico, simplemente cumplo con mi obligación como antropólogo, formular preguntas sobre las cosas que observo que ocurren a mi alrededor. Además, mi pregunta se refiere no a los virus en general, sino a algún tipo particular de virus.

Todos hemos oído hablar de los virus físicos como algo rematadamente malo, pero en general, esto no es así. Con los virus ocurre como con las malas hierbas, que son malas según para qué y para quién. “Mala hierba” es un concepto económico, es mala porque compite con mi cultivo de trigo y sé que me va a fastidiar la cosecha, entonces le meto un chute de herbicida específico y santas pascuas. Pero un inmenso prado de estas hierbas en otro lugar impregna nuestra retina con una imagen paradisíaca que nos sitúa en la antesala de la creación lírica. O sea que vayamos por partes.

 

¿Por dónde iba? Ah sí, los virus. No hace mucho que nos enteramos de que había otro tipo de virus que no son físicos, sino virtuales. Si tienes un ordenador sabes de lo que estoy hablando, así que voy a ahorrarme unas cuantas frases. Pero mucha gente no es consciente de que también existen virus sociales. Y yo creo que las cooperativas son un tipo de virus social. Siguiendo el mismo razonamiento que con el concepto de “malas hierbas“, los virus sociales son malos o buenos según para qué y para quién. Las cooperativas son nefastas para el sistema economicista actual basado en el culto al dinero, sin embargo son un virus muy benigno para la nueva propuesta del desarrollo humano sostenible en el que las personas son lo más importante, mientras que el dinero es una parte de la riqueza para compartir con los demás. Somos cada día más los que deseamos que este virus se propague silenciosa y pacíficamente hasta acabar con su huésped de manera incruenta, sin vencidos ni vencedores, sin prisa pero sin pausa, por la simple conquista que los valores humanos son capaces de llevar a cabo en nuestras conciencias.

 

Lo que ocurre es que este virus es de muy reciente creación, si lo valoramos en relación con otras conquistas sociales. Fue en 1844 cuando los llamados “Pioneros de Rochdale ” fundaron la primera cooperativa del mundo en Inglaterra después de una huelga en el que muchos trabajadores del sector textil perdieron sus trabajos. Ellos crearon este maravilloso tipo de virus, 27 hombres y una mujer que se vieron sometidos a todo tipo de burlas y críticas de la sociedad de su tiempo y que tuvieron el valor de abrir una tienda en régimen de cooperativa de consumo en el que sólo vendían tres artículos: manteca, harina de trigo y harina de avena. ¿Cuál era el compromiso de estos padres pioneros del nuevo virus?: calidad de los productos, precio justo, medida exacta, y unas relaciones comerciales sinceras y equitativas – menuda panda de locos, ¿eh? -. Con su iniciativa, también crearon muchos autoempleos sostenibles, 28 para ser más concretos, pero después vinieron muchos más.

En el siguiente vídeo se puede ver y escuchar esta maravillosa historia:

 

 

Hablemos ahora de un propagador de este virus que tuvo la amabilidad de colaborar en la mesa de debate en las I Jornadas de Autoempleo Sostenible .Se trata de Juan Vázquez, de la oficina de FEVECTA en Alicante, al que le agradecemos su desinteresada colaboración. La Federación Valenciana de Empresas Cooperativas de Trabajo Asociado (FEVECTA) representa a este tipo de cooperativas en la Comunidad Valenciana. Juan nos hizo un apretado pero interesantísimo resumen sobre las características esenciales de estas cooperativas. Me llamó mucho la atención el interés que puso en resaltar que el concepto y régimen legal de las cooperativas es aplicable tanto a una cooperativa pequeña (dos personas es el mínimo legal en la Comunidad Valenciana) como a una macro-cooperativa, ofreciendo así un amplio espectro de posibilidades en las que el dimensionamiento de la empresa cooperativa puede ser el que los propios cooperativistas decidan. También abogó por una flexibilidad ante según qué tipo de financiación externa y según qué tipo de entidad financiera. No siempre hay que rechazar los préstamos así porque sí. Este video recoge su ponencia en dichas Jornadas:

 

 

Las cooperativas nacen por la voluntad de los fundadores, que se convierten así en empresarios y trabajadores al mismo tiempo y es una solución muy pertinente para conseguir autoempleo, pero socialmente está abierta a la incorporación de nuevos compañeros de viaje, generando riqueza para otros siempre que el equilibrio económico y social esté garantizado. Aquí tenemos tres ejemplos en tres ámbitos diferentes:

 

email
Bookmark : permalink.

Una reacción a Las cooperativas son un tipo de virus

  1. Bayardo Clemente Martínez dice:

    Gran aporte para conocer la historia del Cooperativismo, filosofía humanista de solidaridad económica, ejemplo de superación del hombre en sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *