Huertos Urbanos Ecológicos: escuela de valores para el Autoempleo Sostenible

Huerto ecológico para niños

Huerto urbano ecológico para niños

En una época en la que se ha demostrado que los usuarios de internet no leemos las páginas de los sitios web, sino que las escaneamos en busca de algún detalle audiovisual o gráfico que nos enganche a modo de publicidad subliminal “integral-izada”, no resulta fácil hablar sobre autoempleo sostenible y que te escuchen. A lo sumo te escanean.

Demasiado complejo para entrar improvisadamente y de lleno en el asunto, el concepto de autoempleo cae, por lo general, en terreno poco abonado para su comprensión en una sociedad abocada y guiada desde el sistema educativo a fabricar clase obrera y orientarla desde el principio a la lucha de los trabajadores contra los empresarios explotadores, al mismo tiempo que alienta a los emprendedores para que lleguen a ser empresarios, es decir, para que se pasen al otro bando. Esta forma de verlo necesita de una explicación: mi postura es que todos deberíamos ser emprendedores en mayor o en menor medida.

Si al autoempleo le añadimos el adjetivo de sostenible, nos arriesgamos muy seriamente a perder la poca audiencia que nos quedaba:

“¿Sostenible? Sí, claro que me suena. Lo que decía Zapatero, ¿no? Bueno, tengo que irme.”

Ya está, tu audiencia te ha escaneado, no ha visto nada interesante y te ha dejado. La próxima vez ponle algo de colorines, algo de música, alguien estrellándose contra un árbol que haga mucha risa o algo así.

Y es que la anomia social es un pozo demasiado profundo para luchar sólo con las armas reglamentarias. Es preciso aprovechar cualquier cosa que ayude a las personas (incluyéndome a mí), a ponerlas en disposición de acceder  a conocimientos complejos de una forma gradual, auto-reflexiva, y si es posible desde la acción.

En tal sentido, en el mundo occidental y en algunos países en vías de desarrollo, hace tiempo que se vienen realizando actividades educativas en favor del desarrollo sostenible, como es la actividad de Huertos Urbanos Ecológicos. Se trata de una actividad lúdico-educativa enfocada a fomentar la idea de desarrollo sostenible.

Los usuarios cultivan en los huertos municipales ecológicos sus propias cosechas de hortalizas de manera natural y ecológica; no para venderlas, sino para su consumo y trueque. También se  garantiza las semillas de variedades autóctonas y tradicionales.

Huerto didáctico en Corazón Verde

Huerto urbano ecológico en Cañada del Fenollar - Alicante

Valores

A alguien le puede resultar chocante que una actividad económica tradicional rural como la horticultura se emplee ahora como una actividad educativa-transversal. El término “educación transversal” implica un enfoque holístico que hace referencia a la educación moral y cívica, para la salud, para la paz y la convivencia, para la igualdad de oportunidades entre los sexos, educación del consumidor, ambiental y vial. Es decir, representa un conjunto de valores y actitudes que deben ser educados.

Sin embargo, dicho potencial educativo-transversal, ya debería de estar inscrito en la actividad tradicional rural de nuestros abuelos, antes de que apareciera el paradigma desarrollista actual. En ese sentido, la actividad rural que llevaron a cabo las generaciones que nos precedieron estaba ya intrínsecamente impregnada de valores, aunque en principio estuviera guiada por un cierto utilitarismo y una especie de reto-negociación con la naturaleza, mientras que en el paradigma desarrollista actual destaca la existencia de un déficit acusado en valores morales.

¿Cuál es la diferencia esencial respecto del modelo desarrollista actual, y qué se propone en el nuevo modelo de desarrollo sostenible?: la promulgación de la educación en valores como premisa esencial de un nuevo paradigma que abarca todas las dimensiones de la vida humana y que pretende cambiar el mundo.

El objetivo de la actividad educativa-transversal que suponen los Huertos Urbanos Ecológicos debe consistir en que los participantes traduzcan los valores subyacentes en la nueva ideología del Desarrollo Sostenible en acciones reales, concretas y efectivas que ayuden a establecer un nuevo modelo económico, social, ambiental y cultural.

Esto requiere que las acciones individuales vayan acompañadas de una finalidad y se lleven a cabo con arreglo a valores de una manera “efectiva”, con capacidad de lograr un efecto deseado o esperado, lo cual implica una intencionalidad y un conocimiento previo capaz de prever resultados. Esta manera de actuar consciente de acuerdo con los valores representa la gran novedad del Desarrollo Sostenible.

Huertos urbanos municipales de Novelda

Huerto urbano municipal en Novelda - Alicante

Acciones efectivas

Fijaremos ahora nuestra atención sobre las interrelaciones cotidianas de los participantes dentro de los Huertos, centrando el interés sobre las acciones que allí se producen en relación con los valores que sostienen el paradigma del desarrollo sostenible.

 Mi hilo argumental se sostiene en la idea de que toda acción, sea o no física, lleva aparejada una serie de valores que la orientan y que determinan no sólo la propia acción sino también los efectos y consecuencias de la misma. Para ello es muy importante que se entienda debidamente lo que es “una acción efectiva”: aquella capaz de lograr un efecto deseado o esperado, implicando una intencionalidad y un conocimiento previo capaces de prever resultados, dando lugar a lo que llamamos “actuar conscientemente”, indispensable para la asunción de una responsabilidad individual y que abre paso a la aceptación de una responsabilidad colectiva.

Las “acciones efectivas” tienen su origen en la mente, generando comportamientos que están programados en ella, los cuales tienen un sentido para el agente y producen consecuencias que afectan a la conducta de otros. Pero además, hay que tener muy en cuenta que las “acciones efectivas” no siempre se presentan en sentido positivo o activo, sino que pueden consistir en que el agente haga algo, se abstenga de hacerlo o permita que otros lo hagan.

En el caso que nos ocupa, el conocimiento previo de las distintas clases de suelos y de sus características en cuanto a composición, el PH del suelo, o de los elementos químicos fundamentales para la nutrición de las plantas, daría lugar a que los participantes en los Huertos Ecológicos produjeran “acciones efectivas”.

Dichas “acciones efectivas” estarán relacionadas con los valores propios del paradigma ecológico, los cuales son distintos (la mayoría de las veces totalmente opuestos) de los de la agricultura convencional.

Las consecuencias de dichas “acciones efectivas”, conllevan una correcta elección de las plantas a sembrar o a plantar y de la técnica empleada, una  elección adecuada de la época de plantación o siembra, o el empleo de la técnica de rotación de cultivos en función de la riqueza del suelo en materia orgánica. Todo ello bajo los preceptos ecológicos.

Cata de tomates ecológicos

Un ejemplo muy claro sobre la aplicación de los conocimientos previos en búsqueda de resultados deseados y esperados se puede contemplar en el sistema de rotación de cultivos empleado en la agricultura ecológica: tanto las rotaciones adecuadas de cultivo como la puesta en barbecho de una parcela tienen como finalidad no agotar los nutrientes del suelo, dejando que éste se regule o se recupere de una forma natural. Eso son acciones efectivas.

Como todos sabemos, la agricultura convencional se ha convertido en “agricultura comercial”, donde lo que prima es el beneficio, por lo que la técnica que emplea para “rehabilitar” el suelo agotado es el abono inorgánico, el cual termina por contaminar la tierra. Esto es también una acción efectiva.

Pero, mientras que la “acción efectiva” dentro del paradigma ecológico consiste en la acción conducente a lograr el efecto deseado y previsto, que es conservar las buenas condiciones del terreno para el cultivo de una forma completamente natural (rotación de cultivos), la “acción efectiva” dentro del paradigma de la agricultura convencional conduce a una acción para obtener un máximo beneficio en el menor tiempo posible, que es su efecto deseado y previsto.

Por tanto, podemos afirmar que una “acción efectiva” dentro del paradigma ecológico, es portadora de aquellos valores que se desprenden de una Sabiduría Ecológica, y que transcurren en paralelo con los presupuestos del Desarrollo Sostenible.

Otra cosa muy diferente es que estos saberes se apoyen en otros saberes básicos procedentes de otros paradigmas, y que son aprovechados por los individuos como base para obtener un conocimiento significativo (formado sobre lo que ya conocemos), en un proceso sumativo de lógicas, que desemboca en la generación de conceptos propios y genuinos de los nuevos (o antiguos) valores que se incluyen en el Desarrollo Sostenible.

Huerto ecológico acolchado con paja

Huerto ecológico acolchado con paja


Aprendizaje significativo: el proceso.

Desde la “Teoría del Aprendizaje Significativo”, Ausubel explica las condiciones y propiedades del aprendizaje, las cuales se pueden relacionar con formas efectivas y eficaces de provocar de manera deliberada cambios cognitivos estables, capaces de dotar de significado a las acciones individuales y sociales: la idea básica es que el individuo aprende cosas nuevas, pero siempre sobre la base de lo que ya sabía anteriormente.

Así las cosas, ¿cuál es el proceso mediante el que las acciones efectivas que se suponen inscritas en el paradigma del desarrollo sostenible llegarían a convertirse en acciones racionales con arreglo a valores, permitiendo la visibilidad de dichos valores, en contraste con el paradigma actual de desarrollo?

Y también ¿cuál puede ser el proceso mediante el cual emergerían dichos conocimientos y valores a partir de la realización de acciones efectivas?

La actividad de los Huertos Urbanos Ecológicos persigue el aprendizaje de un conjunto de técnicas y valores asociados a la agricultura ecológica que facilita a sus usuarios el acceso a una gran plataforma de conocimientos.

En una primera fase, los participantes comprenden las lógicas que dirigen los principios rectores de la horticultura ecológica, mediante la observación, la experimentación y la reflexión en la práctica diaria. En una segunda, se produciría la gradual aprehensión de los conocimientos y de los valores subyacentes, produciéndose una reflexión en base al cotejo de los significados con el resultado de sus acciones, lo que pondría de relieve nuevas emergencias como resultado de las sinergias producidas por las acciones con arreglo a valores. Finalmente, tendría lugar la transferencia de las nuevas aptitudes y actitudes aprendidas en la actividad, hacia sus propias acciones fuera de la misma, en su círculo de relaciones con sus amigos, compañeros, familia y demás instituciones sociales.

 

Huerto urbano ecológico municipal de Novelda

Huerto urbano ecológico junto a las viviendas


Áreas de valores

 Multitud de “acciones efectivas” pueden ser generadas por los participantes en la experiencia de los Huertos urbanos Ecológicos bajo los presupuestos ideológicos, técnicos y morales propios de la agricultura ecológica y del Desarrollo Sostenible. Todos ellos se corresponderían con esquemas de valores que encierran un carácter ciertamente holístico, pero perfectamente identificables en distintas áreas de valores.

Podríamos, por ejemplo, establecer distintas áreas de valores tales como Sabiduría Ecológica, Sostenibilidad o Respeto por la Biodiversidad:

– El aporte al suelo del abonado orgánico y el reciclaje de los residuos vegetales para la fabricación del mismo a través de técnicas de compostaje, es una ” acción efectiva” relacionada con la Sabiduría Ecológica, que responde a valores de protección de la naturaleza, y por tanto de Desarrollo Sostenible.

– El trueque de semillas y de los productos de los Huertos, el respeto por los métodos de cultivo no agresivos con el medioambiente y de preservación y no abuso de la Naturaleza, son “acciones efectivas” que se corresponden con el área de valores relacionados con la Sostenibilidad.

– La colección de semillas de diferentes variedades para evitar su desaparición, el cultivo basado en la biodiversidad, o el empleo de técnicas fitosanitarias respetuosas con la fauna auxiliar, son “acciones efectivas” ligadas al área de valores contenidos en el Respeto por la Biodiversidad, otro de los pilares básicos en que se basa el Desarrollo Sostenible.

Caseta del reuniones en los huertos urbanos ecológicos de Novelda

Caseta para reuniones del huerto urbano ecológico de Novelda

Cadenas de valores: transversalidad

Ahora bien, se entiende que la relación de cada una de las “acciones efectivas” con cada una de las tres áreas de valores que hemos predeterminado libremente (Sabiduría Ecológica, Sostenibilidad o Respeto por la Biodiversidad) no es exclusiva, sino que se corresponden también con mayor o menor intensidad con los contenidos en áreas “contiguas” o “paralelas” de valores, encadenadas entre sí mediante alguna conexión más o menos íntima en alguno de sus aspectos. Estas conexiones o encadenamientos tienen lugar a través de unos canales ideales de transversalidad, que son como imaginarias líneas diagonales que cruzan o atraviesan por todas las acciones, idealmente representadas por líneas verticales.

Configurados los valores como las líneas transversales, incorporamos el carácter globalizador de la relación atribuyendo un “engarzamiento” y un “enhebramiento” de éstos con todo el conjunto de las “acciones efectivas” posibles, construyéndose la conducción del aprendizaje a través de formas de acción social basadas en la racionalidad con arreglo a valores. Este aprendizaje es significativo, incorporando los nuevos conocimientos de forma sustantiva en la estructura cognitiva del que aprende.

Así, puede darse el caso de que un usuario relacione el habitual trueque de “mis tomates por tus cebollas” que se produce entre los participantes en la actividad lúdico-educativa de los Huertos Urbanos Ecológicos y que dicha acción sea traducida a valores como “cooperación” o quizás como “solidaridad”.

Quizá, en otra ocasión algún participante relacione la previsión del cultivo de la tierra, su abono y la espera más adecuada para la siembra, para luego, después de una serie de cuidados, poder recoger la cosecha, con un proceso secuencial que implica el desarrollo de un plan previsto. Quizá ese plan previsto responda a un Plan de Vida Personal con arreglo a los mismos valores.

O también el respeto por la Biodiversidad pueda ser relacionado en algún momento con el respeto por la Diversidad Cultural.

Aprendiendo en un Huerto Urbano Ecológico

Prácticas en el Huerto Urbano Ecológico

He aquí el gran valor de la transversalidad que tiene lugar en los escenarios del Desarrollo Humano Sostenible. Y he ahí la potencialidad de los Huertos Urbanos Ecológicos para entender la complejidad que encierra el concepto de la sostenibilidad: la creación de un espacio como una plataforma ideal desde la que ponernos en disposición de comprender una idea que nace desde una racionalidad trufada de valores, que nos habilita para hacerla efectiva mediante acciones individuales y colectivas capaces de cambiar el mundo.

email
Etiquetado , .Enlace para bookmark : permalink.

4 reacciones a Huertos Urbanos Ecológicos: escuela de valores para el Autoempleo Sostenible

  1. Anna dice:

    Hola
    Me encanta su idea. La estamos haciendo posible en Guadalajara, Mexico.
    Iniciamos un huerto en un pueblito cercano y hoy inicia el huerto de Turin, una calle trasversal a una importante via. Estare en contacto para enviarles fotos.Es bueno saber que hay alguien mas que busca valores en los huertos urbanos. Sembramos hortalizas y resulta que cultivamos bienestar y valores para todos.Saludos.

  2. Hola, nosotros estamos ubicados en San Luis Potosi, México. Promovemos la instalación de huertos urbanos en casa, empresa y escuelas. Trabajamos con el modelo de Filosofía para Niños: reflexión y diálogo. También estamos muy comprometido en la formación valoral de niños y adultos.
    Nuestra página en Facebook es:

    https://www.facebook.com/HuertosUrbanosSanLuis?ref=br_rs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *