Trabajadores contra empresarios

Manifestación de protesta laboral
Habitualmente se piensa que la perspectiva del dueño o responsable de una empresa respecto al problema del empleo es la opuesta a las personas que optan a un puesto de trabajo, es decir, que existen razones encontradas entre ambas partes: trabajador y empresario. Al menos esa es la realidad que yo percibo, empresario versus trabajador.

¿Podemos cuestionarnos esa idea de que ambos, empresario y trabajador, tienen intereses diferentes y contrapuestos hasta el punto de constituir de facto dos clases sociales, sin más? Posiblemente cabría analizar dicho enfrentamiento de una forma más holista, abriendo la posibilidad por ejemplo a que ambos tengan algunos intereses comunes, o desde una perspectiva conceptual más amplia, considerando los términos empresario y trabajador como un continuum, en el que no existen tipologías puras, sino intermedias, y  situadas en un gradiente con caracteres difusos, siguiendo una lógica borrosa y una estructura relativa.

En mi opinión, la manida pregunta dicotómica: “¿el trabajador y el empresario nace o se hace?”, esconde el verdadero problema de enfoque de la cuestión, porque da por sentado la existencia de dos estatus únicos y excluyentes y nos aparta del verdadero análisis, el cual debe estar exento de rancios convencionalismos sociales. ¿Qué tal el término emprendedores para designar a aquellas personas que deciden hacer algo por sí mismos y que se sienten los máximos responsables de su propio futuro?

email
Etiquetado , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *