El picudo rojo y las oportunidades de autoempleo sostenible

Ponencia de Juan Vázquez en las Primeras Jornadas de Autoempleo Sostenible

Hoy os presento un caso ejemplar acerca de cómo las crisis generan oportunidades sostenibles. Es un caso real de resiliencia, es decir, la capacidad de las personas para trocar una situación límite en algo constructivo y renovador y que no es ni más ni menos que una expresión más de la naturaleza como forma de regeneración.

 

El Palmeral de Elche, con más de 200.000 palmeras, fue declarado por la Unesco Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en el año 2000 y es uno de sus principales atractivos turísticos. Durante la ocupación árabe se importó el cultivo de palmeras, especialmente la Phoenix dactylifera. La obtención de dátiles junto con la confección de palmas mediante el blanqueado de las hojas completan el aprovechamiento económico de esta especie. Hasta ahora.

 

En el año 2005 llegó el ya famoso picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus), un escarabajo de color rojizo que hace su puesta de huevos en el interior del tronco de la palmera, del que se alimentan las larvas nada más nacer, creando galerías de más de un metro de longitud. Cuando se convierte en plaga se pone en peligro comunidades enteras de palmeras que se marchitan y mueren.

 

La erradicación de esta plaga es muy difícil debido a que no tiene todavía un depredador natural que ayude a controlar su población y el tratamiento fitosanitario es muy complicado. Como consecuencia, la plaga se va extendiendo por toda la península. Una medida radical es eliminar drásticamente los ejemplares infectados y ello ha dado lugar a la abundancia de troncos a la espera de encontrarle un uso adecuado, así que en la actualidad prácticamente se regalan.

 

El tronco de las palmeras llamado estipite o estipe no está formado por madera ya que no poseen cambiun o meristemo secundario, y sin meristemo no hay crecimiento. Esto se puede comprobar observando en el corte que los anillos de crecimiento brillan por su ausencia; crecen en altura, pero no en diámetro. Las palmeras son más bien hierbas gigantes cuyo tronco está formado por un material muy fibroso y resistente, pero la forma de trabajar este material es muy similar a la de la madera.

 

Y aquí es cuando entra nuestro personaje principal, Vicente Campos, gerente de la empresa Ecophoenix, que partiendo de un conocimiento ancestral del aprovechamiento de la “madera” de palmera en la construcción de vigas, puertas y ventanas, ha empezado a diversificar produciendo además “arte en palmera”, como le gusta llamar a lo que hace, construyendo todo tipo de muebles y motivos de adorno y decoración interior y exterior que sorprenden por su belleza y funcionalidad, caracterizándose por sus formas orgánicas y curvas.

“Aprovechar la madera de palmera es sin duda una manera de dignificar la sabiduría de la naturaleza, de dar gracias a la tierra por lo que nos ofrece y colocarnos más cerca de una humanidad en armonía con el universo”. Vicente Campos

 

 

Cuando sueñas que eres un águila y en realidad eres un periquito

La sabiduría de Vicente llega más allá de la mera habilidad para trabajar los troncos de palmera. Siente que además de hacer lo que le gusta, hace lo que debe de hacer. No se trata de realizarte para alimentar tu propio egoísmo, sino de ser útil a los demás haciendo aquello en lo que puedes dar lo mejor de ti mismo. Es posible que creas ser un águila y actúes como un águila, pero el proceso te puede llevar a comprender que es siendo y actuando como un periquito cuando alcanzas la verdadera armonía. Os dejo un video de su intervención en las I Jornadas de Autoempleo Sostenible (Alicante, 2013):

 

 

En su blog podréis ver un extenso catálogo de sus trabajos además de daros el gusto de disfrutar de la autenticidad, frescura y honestidad de este ser especial:

http://ecophoenixmadera.blogspot.com.es/

email
Bookmark : permalink.

Una reacción a El picudo rojo y las oportunidades de autoempleo sostenible

  1. ¡¡Gracias Vicente!! Fue fabuloso conocerte en las Primeras Jornadas de Autoempleo Sostenible.

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *