Crecer hasta reventar

Ponencia de Juan Vázquez en las Primeras Jornadas de Autoempleo Sostenible

Cuando el banquero hubo acabado su intervención, levanté la mano desde mi asiento en la mitad de una sala repleta de universitarios y le lancé una escueta pregunta: ¿y hasta cuándo dice usted que las empresas deben de crecer y crecer, ….. hasta reventar?

 

Formulé la pregunta con voz potente y segura con toda la intención, luego me arrellané en el asiento y suspiré disimuladamente tratando de relajar cualquier posible tensión interior, cuando me di cuenta el efecto que había causado la pregunta/misil. La sala entera quedó en silencio repentinamente, el banquero me miró un instante con cara de incredulidad y luego dirigió la mirada durante unos cuatro o cinco segundos hacia sus compañeros de mesa, que evitaron corresponderle como diciendo: la pregunta va para ti, acéptalo cuanto antes.

 

La expectación y el silencio crecían a medida que iban pasando los segundos. El banquero intentó localizarme otra vez entre el público, pero se ve que había perdido la referencia espacial y a partir de ahí me ninguneó sin que se volviera a producir una conexión entre nuestras miradas. En cuanto a la respuesta, salió por peteneras, como vulgarmente se dice. No hubo réplica por mi parte, toda vez que sólo pretendía que la pregunta flotara unos instantes sobre la conciencia de todos los presentes.

 

Esto ocurrió durante un curso de “Formador de Emprendedores para el Siglo XXI” organizado el año pasado por la  Universidad de Alicante y al que acudió un banquero para formar parte de la mesa de debate en la sesión de inauguración. Su discurso como ponente de la mesa se había centrado, como es lógico, en resaltar el importante papel de la banca en el sistema económico mundial. Ellos ayudan a los emprendedores a través de la concesión de créditos, pero no sólo en el momento de la creación de la empresa sino que en lo sucesivo estos créditos son imprescindibles a la hora de que la empresa crezca indefinidamente. La vocación de cualquier empresa debe ser crecer y crecer cada año, siempre crecer, y si puede ser más cada vez. Esto es considerado por los banqueros como un axioma que les asegura el gran negocio que supone la concesión de créditos. Si los prestatarios pagan la deuda, los bancos obtienen un beneficio representado por los intereses, pero si no pueden pagarlos el beneficio puede ser mayor a través de la ejecución de los avales, sobre todo si estos son hipotecarios.

 

Para las empresas con vocación permanente de crecer, es sólo cuestión de tiempo el que llegue el momento de reventar. Esto pasa siempre cuando los objetivos son finalistas, de conquista, en vez de poner el acento en los procesos equilibrantes, en la conservación de los recursos que ya se poseen y en el crecimiento del proyecto en todas las dimensiones, no sólo en la económica.

 

Actualmente existen varias corrientes de movimientos ciudadanos en todo el mundo que promueven el decrecimiento y que están relacionados con el Desarrollo Humano Sostenible. En el contexto del autoempleo sostenible, una de las herramientas para lograr un equilibrio es el dimensionamiento “adecuado” de la actividad económica, al cual se llega con el mínimo de riesgo posible. El término “adecuado” ha de traducirse según la conciencia de cada uno en relación con sus necesidades personales y su proyecto de vida.

 

A veces es mejor decrecer económicamente para poder crecer personalmente.

A veces alguien prefiere dejar de acumular riqueza para sí mismo y vuelve su mirada hacia la posibilidad de aportar riqueza para los demás.

A veces se quiere crecer en un proyecto solo cuando te das cuenta de que estás preparado para ir más allá.

A veces alguien no persigue simplemente que su proyecto crezca, sino que permanezca, para crecer en él.

 

Paula y Dani, son el cuerpo y el alma de Arroparte, una empresa artesana que recicla ropa usada, botones, cremalleras y retales para dotarles de una nueva vida diseñando prendas únicas hechas a mano. En un contexto consumista en el que todo es de usar y tirar, confeccionan camisetas, bolsos, monederos, cinturones, cintas, diademas……… “Arroparte con nuestras manos”, así se titula su blog, donde nos dejan unas frescas pinceladas de sus comienzos:

“Nos quedamos sin trabajo y pensamos sobre lo que nos gustaba hacer. Había visto cómo trabajaban las telas mi abuela y mi tía y me decidí a invertir dos años de mi vida en hacer un curso de Corte y Confección. No teníamos ni para invertir en telas, y todo empezó con una bolsa de ropa usada que nos dieron unos amigos”. Paula

 

Paula y Dani descubrieron que las camisetas que compraban para rediseñarlas con material reciclado provenían de Thailandia donde impera la explotación y la mano de obra barata, por lo que han decidido poner en marcha un proyecto paralelo para fabricarlas localmente. En Yecla (Murcia), donde actualmente viven, existe mucho parado proveniente de la crisis de la construcción y del sector mueble y pretenden lograr las sinergias necesarias para que toda la producción se lleve a cabo en la localidad. El autoempleo sostenible aboga claramente por la posibilidad de emprender colectivamente, para aquellas personas suficientemente empoderadas que sientan que pueden y deben ir más allá en la creación de riqueza material e inmaterial para todos, pero no con una vocación de conquista sino de permanencia, conservando y utilizando lo que ya se tiene, tratando de dar cobertura a otros y creando sinergias locales. Esto no es sólo un proyecto que crece, es crecer en el proyecto.

 

Durante las I Jornadas de Autoempleo Sostenible  (Alicante, 2013) contamos con la colaboración de Arroparte, que hicieron su presentación mediante un vídeo que nos enviaron al no poder asistir por motivos de trabajo. Momento culminante, cuando Paula dice:

“Este proyecto es grande y queremos seguir creciendo en él

 

 

En su web se puede ver el maravilloso trabajo de diseño que llevan a cabo: 

https://arroparteconnuestrasmanos.wordpress.com

email
Bookmark : permalink.

3 reacciones a Crecer hasta reventar

  1. Enrique dice:

    La banca al final siempre mira por sus intereses no por el de las empresas

  2. Julieta dice:

    Me resulta llamativo la poca “cintura” del Sr banquero, al exponenciar un viejo modelo en el contexto socio-economico europeo tan revolucionado, como es lógico que se, siendo que refleja la poca adaptabilidad de viejos paradigmas. Nuestro mundo tal como lo han conocido las generaciones de los años 50 60 y 70 ha cambiado!

  3. José Ramírez Mijares dice:

    Me llama la atención el tema, porque en lo personal, siempre está latente el riesgo de caer en el círculo de pretender “ganar más para gastar más”, sin estar nunca satisfecho. En esa dinámica se descuidan otras áreas fundamentales de la vida, como es la convivencia familiar entre otras. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *